Martini Nayaá
enero 10, 2017

El futuro de Guerrero

Editorial/La Síntesis

Los vaivenes económicos por un dólar irrefrenable que avasalla al peso mexicano y una política monetaria incierta ante factores externos impactan al turismo, sostén de Guerrero.

Gobiernos locales han intentado diversificar la economía estatal, de forma fallida, a efecto de aflojar la supeditación de la llamada industria sin chimeneas. El Parque Industrial El Ocotito es un ejemplo de ese fracaso.

En últimas fechas, se ha pretendido reorientar la directriz económica con miras a detonar otros campos potenciales de empleos e ingresos, como el sector minero, pero no es lo suficientemente extenso para arraigarse como principal actividad económica de Guerrero.

La actual administración estatal ha depositado parte de sus esperanzas financieras en rutas sumamente ambiciosas no sólo por los beneficios económicos que capitalizarían. Se trata de proyectos que, además, contribuirían a disipar de manera paulatina, pero gradual, la sombra de la violencia.

Es una fórmula, quizá, con elementos aparentemente nocivos que indefectiblemente levantan suspicacias por tratarse de ingredientes de la pugna entre grupos de la delincuencia organizada, pero su alcance, de concretarse, sería superlativo. 

La primera es relativa al alcohol. A través del sello comercial  “Orgullo Guerrero”, que publicitará el comediante acapulqueño Javier Carranza “El Costeño”, el gobierno estatal pretende posicionar el mezcal como bebida pura de origen guerrerense en el mercado nacional e internacional.

En las regiones productoras de esta tradicional bebida, mediante recursos económicos destinados a concretar micro, pequeñas y medianas empresas, algunos grupos han logrado elevar el nivel de calidad del mezcal no sólo en términos de preparación; también, en su presentación.

Desde hace algunos años, el mezcal guerrerense comenzó a expenderse bajo algunas marcas en envase de vidrio con su debida etiqueta de presentación, a manera de poder competir con otras bebidas similares que han afianzado canales de comercialización para llegar a las grandes tiendas. La pretensión, incluso, es poder competir con otros destilados mexicanos con denominación de origen como el tequila, de amplia fama internacional.

Aunque los orígenes del mezcal se remiten al vecino estado de Oaxaca, en Guerrero se ha convertido en una de las bebidas características de la entidad y se produce en destilados añejo, reposado y blanco, así como en algunas presentaciones con sabores frutales que han conquistado paladares en el país y el extranjero, sobre todo, los llamados artesanales que pretenden ser incorporados en esta dinámica.

(Extracto de nota) Visite la nota original en: http://ow.ly/29Vl307PxjD

Todos los derechos reservados para La Sintesis.mx

Comments are closed.